Noticias

Beneficios de los juguetes didácticos

By 25 April, 2019 No Comments

¿Qué es un juego educativo y didáctico?

El juego didáctico es una técnica participativa de la enseñanza encaminado a desarrollar en los niños métodos de dirección y conducta correcta, estimulando así la disciplina con un adecuado nivel de decisión y autodeterminación.

Este tipo de juegos implican la adquisición y el reforzamiento de algún aprendizaje.

El juego como método de aprendizaje es muy antiguo y recientemente se está recuperando este método de enseñanza porque está demostrado que se obtienen mejores resultados que utilizando los tan manidos métodos de repetición y el modelo niño espectador.

Por lo que los juguetes educativos-didácticos además de cumplir una de sus funciones básicas como juguete como es el disfrute de los niños, el desarrollo de su imaginación…también ofrecen otros beneficios que hoy más que nunca es necesario tener en cuenta.

En un mundo hiperconectado y con las nuevas tecnologías tan al alcance de todos ellos es fundamental no aprenderlo todo a través de pantallas ya que pese a que existen un sin fin de productos para niños, el juego tradicional y en este caso en los juegos didácticos entran en “juego” los cinco sentidos y no solamente dos.

“Los olores provocan recuerdos, la suavidad ofrece seguridad, el espacio en el que juegan es su guarida, las personas con las que comparten el juego son “archivadas” en su subconsciente para siempre. Los amigos de un juego online no.”

Como todos los juegos, los juegos didácticos no solo benefician el desarrollo del aspecto cognitivo, sino que favorecen todos los aspectos del conocimiento.

Por lo que si queremos que un niño aprenda algo, y lo traslade a su entorno cognitivo no existe mejor método de enseñanza que el juego.

Los juegos didácticos propician la adquisición de conocimientos y el desarrollo de diferentes habilidades:

1. Fomentan la observación.

2. Aumentan la concentración y la atención.

3. Provocan interés en materias que antes no conocían o fuera de su alcance: investigación científica, conocimiento del entorno, gusto por las materias escolares (matemáticas, geografía, etc).

4. Favorecen las capacidades lógicas, la fantasía, la imaginación.

5. Presentan la necesidad de tomar sus propias decisiones.

6. Aceleran la adaptación de los niños en los procesos sociales.

7. Incitan a la imitación de roles a través de los cuáles relacionarse con su entorno.

8. Desarrollan un espíritu crítico, disciplina, perseverancia, tenacidad, responsabilidad, audacia.

6. Adquieren un potencial creador que marcará su manera de ser y de relacionarse con el mundo.

Crecer no sólo es cuestión de centímetros, a medida que adquieren conocimientos, gustos, inquietudes resueltas, comportamientos sociales, se desarrollan y crecen de verdad, por dentro y por fuera.

Ahora bien, según una investigación realizada por el Instituto de Educación de Londres, todo esto queda relegado en un segundo plano y concluye que los mejores juguetes para el desarrollo óptimo de los niños son, sus padres, hermanos o familiares cercanos. Por lo que el amor, como siempre, gana. 🙂

Nosotros por nuestra parte, seguiremos investigando y aprendiendo.

Leave a Reply